Asesinado en Caquetá Defensor de Derechos Humanos

JOEL PÉREZ CÁRDENAS, identificado con c.c 17.648.312 de Florencia Caquetá, de 36 años de edad. Fue uno de los fundadores y primeros directivos del proceso organizativo de derechos humanos que hoy se conoce como Corporación por la Defensa de Derechos Humanos Caguán Vive (Capitulo Oficial del MOVICE en este municipio), presidente de la Junta de Acción Comunal de la Vereda Vegas Bajo Pato, vicepresidente  de la Asociación Ambiental del Bajo Pato, ex-concejal de San Vicente del Caguán, miembro del Polo Democrático Alternativo y del Comité Municipal de Ganaderos de éste municipio, directivo de la Asociación Municipal de Juntas de Acción Comunal y de profesión Administrador Financiero. Hijo de Simeón Pérez, dirigente político de izquierda y sobreviviente del genocidio contra  la Unión Patriótica. Y hermano de Domingo Emilio Pérez,  actual presidente de la Corporación Caguán Vive, quien fue candidato a la alcaldía de San Vicente del Caguán por el Polo Democrático Alternativo en el 2007.

Joel salió, en su motocicleta Yamaha DT con placas IFZ 45B, de su casa ubicada en el Barrio 20 de Julio de San Vicente del Caguán a  las 8 de la mañana el día 08 de diciembre del presente rumbo al municipio vecino de Puerto Rico Caquetá que dista  unos 45 minutos. Avisó a su familia que regresaría ese mismo día pero no regresó. Su cadáver fue encontrado a 20 minutos del casco urbano, entre el kilómetro 32 y 33 Vereda Buenos Aires, el miércoles 10 de diciembre totalmente incinerado, decapitado y con un orificio en el cráneo, así como una de sus piernas quebradas. Su motocicleta aun permanece desaparecida.  Según testigos de la zona, el cuerpo sin vida fue visto hacia las siete de la mañana del martes 9 de diciembre aún humeante a orillas de la vía principal, lo que indica que su asesinato pudo haber sido cometido, en avanzadas horas de la noche del lunes o en  la madrugada del martes.  Cabe anotar que según testimonios de los moradores de ese sector, el Grupo Meteoro del ejército nacional había llegado a ese sector el lunes 8 de diciembre.  Los moradores aseguran que informaron a éste grupo del ejército de la existencia del cadáver quienes patrullaron el sector en la mañana  y en la noche pero no hicieron diligencia alguna  para su levantamiento el cual sólo se realizó el 10 de diciembre. Además cabe mencionar que el levantamiento no fue realizado por autoridad competente sino que lo hizo una funeraria privada a solicitud del almacenista de la alcaldía municipal; aún cuando las autoridades competentes tenían conocimiento de la existencia del cadáver desde días atrás.

De la motocicleta no se encontró ningún rastro en la escena del crimen. Sin embargo,  el 10 de diciembre, el ejército le reporto a la policía de San Vicente la existencia de una posible motobomba, ubicada en la parte baja de una alcantarilla entre el motel rey de corazones y el rancho tijuana vía a Puerto Rico, una vez la policía llego hasta el lugar solo se encontró el carenaje de la moto, el cual posteriormente por la compañera sentimental de la víctima fue identificado como parte de la moto por el estado co-arrugado de una calcomanía.
El día 14 de diciembre con acompañamiento de la defensoría, la SIJIN se desplazo con seguridad de la fuerza meteoro a realizar una inspección en la zona donde se encontró el cadáver. En el lugar se encontró parte de su camiseta tipo polo en avanzado estado de incineramiento, al igual que su chaleco, su reloj de pulso de cuero y mica dorada y restos   de su casco. Así mismo se encontró un generador de estufa de gasolina, una lata de cerveza con impactos de bala y se identificó un árbol  también con impactos de bala en la dirección donde se encontró el cadáver.

Hacia las 11 de la mañana del 16 de diciembre en presencia del Capitán Edwin Alexander Espinoza de la policía municipal, de uno de los hermanos de la víctima, el Mayor Felipe Pérez afirmó que la guerrilla era quien lo había matado y que había dejado el cadáver en medio de ellos con el fin inculparlos, además afirmó que la convocatoria de la marcha del 27 de diciembre estaba siendo realizada por la guerrilla, que ya le habían llegado informaciones que la guerrilla ya estaba repartiendo boletas para obligar a la gente a salir a la marcha. Cabe aclarar que la convocatoria a dicha marcha se discutió en reunión de algunas organizaciones sociales campesinas desarrollada en la cabecera municipal en una sala adjunta al salón comunitario frente a la alcaldía, el día 14 de diciembre, reunión donde tuvo presencia como observador el defensor comunitario; y que posteriormente fue socializada con el alcalde municipal. Es preocupante pensar en que dicha posición este generalizada entre los distintos componentes de la fuerza pública, ya que en muchas otras ocasiones se ha intentado negar el derecho constitucional a la movilización y la protesta, negando la libre circulación y satanizando dicha expresión social.

Según el proceso de recolección de testimonios y el lugar donde ocurrieron los hechos, todo apunta a que se podría tratar de un crimen de estado.

El  día 27 de diciembre se llevó a cabo la marcha en protesta y condena de la muerte de Joel.  Contamos con el acompañamiento en calidad de veedores de tres delegados de la Defensoría del Pueblo. Hubo participación de delegaciones de diferentes municipios del Caquetá así como de alrededor de mil personas.  Los marchantes entonaron arengas en contra de la Seguridad Democrática, al mismo tiempo que condenaban la guerra como método para solucionar el conflicto armado.

El caso del asesinato de Joel ya se ha puesto en manos de la Fiscalía, la Procuraduría y de un colectivo de abogados del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos quienes se han constituido como parte civil del proceso.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: